viernes, 6 de febrero de 2015

Los psicofarmacos: Metanfetamina





Psicoprofilaxis Quirúrgica






Desarrollada una "lanzadera" para llevar fármacos hasta el cerebro


Detalle de cerebro de ratón. En verde, capilares que forman parte de la barrera hematoencefálica y, en rojo, las moléculas que unidas a la lanzadera del IRB Barcelona han conseguido traspasar la barrera y llegar al cerebro.
BENJAMÍ OLLER (IRB BARCELONA)


Si hay un órgano insustituible —por ahora—, ese es el cerebro. La naturaleza lo ha provisto de la mayor protección posible. Y no solo física, con el cráneo. Hay otra defensa igual de importante pero mucho más sutil: se trata de lo que los expertos llaman la barrera hematoencefálica. Es decir, la impermeabilización de la frontera entre el caudal sanguíneo y las neuronas para evitar que estas sean vulnerables a tóxicos, virus o bacterias que circulen por el cuerpo. Pero también frena la mayoría de los medicamentos que se le dirigen, lo que hace que las enfermedades cerebrales sean tan difíciles de tratar. Esta separación, sin embargo, no es total. El cerebro necesita alimentarse. Y es aprovechando esta necesidad como se ha desarrollado una molécula, una especie de lanzadera, que aprovecha cuando la barrera se abre para colarse. 

El trabajo, que ha publicado Angewandte Chemie, lo ha dirigido Ernest Giralt, del Instituto de Investigación Biomédica (IRB en catalán) de Barcelona. Lo que han descrito es una miniproteína (un péptido) de solo 12 eslabones (los aminoácidos, como la lisina, alanina, triptófano...) que tiene varias propiedades. “Atraviesa la barrea y es resistente a las proteasas”, dice el investigador. Esto último es muy importante porque los péptidos lineales son muy vulnerables a las enzimas que rompen las proteínas, explica Giralt, y la lanzadera que ellos han descrito dura entre 12 y 24 horas, lo que le da tiempo a ejecutar su cometido. 

Para hacerla resistente al ataque de las proteasas, los investigadores sometieron al péptido a una serie de cambios. El equipo partió de una molécula que se había encontrado “hace años” mediante una técnica aleatoria, pero que tenía el inconveniente de que se degradaba enseguida, dice el investigador. Para protegerla, se la ha sometido a dos cambios. El primero ha sido cambiar el orden de los eslabones (se pasa de una cadena de aminoácidos a-b-c a una c-b-a, con lo que los extremos, que son muy importantes, se mantienen). El segundo es que no se han usado los a, b y c naturales, sino una copia que se caracteriza porque es su imagen especular (si el original tiene un átomo de nitrógeno a la derecha, estos lo tienen a la izquierda). Con ello se consigue burlar durante un tiempo los procesos naturales de su descomposición. 

Para cumplir su misión, este péptido se aprovecha de la necesidad de hierro del cerebro. Este llega ligado a unas proteínas, las transferrinas, que son unas de las que tienen permiso para cruzar la frontera entre los vasos sanguíneos y el cerebro. Para ello “los capilares están llenos de receptores de la transferrina”, explica Giralt. El péptido diseñado por su equipo aprovecha cuando estos receptores abren la puerta “y se cuelan en el parénquima cerebral”, añade. 

En la publicación, los científicos presentan varias pruebas de que si se carga la lanzadera con una molécula, esta entra. Para demostrarlo han usado una nanopartícula fluorescente, y han visto cómo sale del torrente sanguíneo y entra en el cerebro. 

El siguiente paso es usar la lanzadera para pasar fármacos. “El 20% de los humanos necesitará algún día un tratamiento dirigido al cerebro”, dice Meritxell Teixidó, investigadora asociada al IRB. “Ahora tenemos en cocina aplicaciones de verdad”, dice Giralt. Por ejemplo, están probando el sistema para introducir en el cerebro un anticuerpo monoclonal que combata el glioblastoma, uno de los peores tumores cerebrales. “Estamos probando a decorar el fármaco con varias copias de nuestra lanzadera para que así pasen la barrera”, explica. También lo están ensayando para intentar una terapia génica de la ataxia de Friedreich, una enfermedad rara. En este caso, lo que acarrearían entre varias lanzaderas no sería un fármaco, sino un virus con el gen que se quiere introducir en las neuronas defectuosas. “También lo vamos a probar en un tipo terrible de cáncer infantil. Nuestro objetivo es transportar un fármaco que lleve al cerebro la quimioterapia”. Para estos proyectos colaboran con el hospital Vall d’Hebron, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y el hospital Sant Joan de Deu, respectivamente. 

Los investigadores —Giralt, Teixidó y Roger Prades— han patentado su desarrollo. Le vaticinan mucho futuro. “Estamos viendo un gran interés por parte de la industria farmacéutica. Muchas empresas podrían repescar moléculas prometedoras para engancharlas a nuestras lanzaderas”, opinan.




Autor del Artículo: Emilio De Benito Cañizares
Publicado en: Salud El País

lunes, 2 de febrero de 2015

Nuevas sustancias psicoactivas emergentes: problemática y epidemiología






"La globalización y los avances en las tecnologías de la información son factores importantes que están cambiando las pautas de consumo de drogas en los países de renta baja y media. Internet presenta retos cada vez mayores". Estas son algunas de las conclusiones del último informe del Observatorio europeo de las drogas y las toxicomanías. Analizamos los nuevos retos del consumo de drogas que preocupan a las autoridades sanitarias con cuatro expertos.


Participan:

  • Emilio Ambrosio Flores catedrático de Psicobiología, UNED 
  • José Oñorbe de Torre subdirector de Coordinación del Plan Nacional sobre Drogas 
  • Julia González Alonso asesora del Plan Nacional sobre Droga 
  • María Rosario Sendino Gómez directora del Observatorio Español sobre Drogas





jueves, 22 de enero de 2015

Neuropsicologia: Cerebro y cocaína (Antonio Verdejo)






Las personas que consumen cocaína de forma habitual- un 3,1% de los españoles entre 15 y 64 años- tienen menor cantidad de materia gris en el cerebro que aquellas que no prueban esta droga o lo hacen sólo de forma esporádica. 

Esta es una de las ideas que ha apuntado hoy el profesor de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada Antonio Verdejo durante el curso La adicción, una enfermedad, que han clausurado en la sede valenciana de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), la directora del centro, María Antonia García Benau; la jefa del Servicio de Gestión de la Dirección general de Drogodependencias de la Generalitat Valenciana, Mª Jesús Mateu; y el profesor de Anatomía de la Universidad Católica de Valencia y secretario del curso, Jorge Miguel Barcia. 

Verdejo, que ha hablado del Déficit neuropsicológico asociado al consumo de cocaína, se ha referido a un estudio comparativo realizado entre consumidores “recreativos”.


Farmacologia: Ensayos clinicos pediatricos






Los niños conforman una población única con diferencias fisiológicas y de desarrollo definidas con respecto a los adultos. Los ensayos clínicos en niños son esenciales para desarrollar terapias e intervenciones específicas de la edad y verificadas empíricamente, para determinar y optimizar los mejores tratamientos médicos disponibles.


miércoles, 3 de diciembre de 2014

Meth y cerebro






El Crystal Meth (o metamfetamina de crystal) es una sustancia estimulante muy adictiva que tiene un efecto muy fuerte sobre el sistema nervioso central. Es una metanfetamina. Es una droga ilegal que se usa mucho en los bares, clubes, bathhouses, etc. Usualmente se vende en pequeños sobrecitos transparentes. Su aspecto es de cristalitos que usualmente se pulverizan. El polvo blanco que resulta es muy parecido a la cocaína o a la ketamina (también conocida como "Special K"). 

El consumidor de metanfetaminas siente una estimulación rápida e impetuosa y los efectos incluyen un incremento de la actividad, la disminución del apetito y una euforia que dura de seis a ocho horas. 

La metanfeta es una clase de anfetamina más potente, se puede fumar, ingerir, inhalar, inyectar, e introducirse analmente (booty bumping). El Crystal Meth luego de ser ingerido funciona en tu cuerpo de la siguiente manera: 
  •  Aumenta la temperatura del cuerpo. 
  •  Causa deshidratación 
  •  Aumenta la posibilidad de insomnio y convulsiones. 
  •  Aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial, lo que puede resultar en daños irreparables de los vasos sanguíneos del cerebro y puede causar derrames cerebrales. 

Algunos efectos dañinos que se han reportado por el uso de Crystal Meth son: Ataques cardiacos ya que una vez en el cuerpo la metanfeta afecta rápidamente el sistema nerviosos central, aumentando los latidos del corazón. Asimismo, afecta la presión sanguínea de forma incontrolable, produce sudoración persistente, desmayos, deshidratación, pérdida repentina de memoria, cambios permanentes del funcionamiento del cerebro.

viernes, 24 de octubre de 2014

Manual de Psicofarmacología para Psicologos



El trabajo actual en psicología clínica y en salud mental comunitaria hace imprescindible el conocimiento de las diferentes herramientas que los profesionales de distintas disciplinas que forman parte de los equipos utilizan en su quehacer diario. 

En este sentido la psicofarmacología, que constituye una de las herramientas básicas utilizadas por los psiquiatras, y que tiene una gran influencia en el estado clínico del paciente y puede presentar interacciones con las otras técnicas terapéuticas, es una de esas materias sobre la que todos los profesionales deben conocer unas nociones básicas. 




Fuente: Psyciencia